Por: Mario Javier Sánchez de la Torre.

No cabe la menor duda que ante la situación que está viviendo el país y en forma directa el gobierno que preside el priista Enrique Peña Nieto, era más que necesario que se tomarán medidas para de alguna forma enfrentar la situación y principalmente darle solución.

El decálogo que pomposamente anunció y posteriormente dio a conocer el Ejecutivo Federal la semana pasada y que continuará con las iniciativas que hoy supuestamente enviará al Congreso de la Unión, no cabe la menor duda que tiene la mejor intención, pero cuales de estos diez puntos realmente podrán llevarse a cabo.

A continuación el Decálogo Peñista, que contiene las siguientes propuestas: 1.- Iniciativa de Reforma Constitucional: Ley contra la infiltración del Crimen Organizado entre las autoridades municipales; 2.- Reforma Constitucional que redefine y da claridad a todo el sistema de competencia en materia penal; 3.- La creación obligatoria de Policías Estatales Únicas: 4.- Acelerar la creación de un teléfono único para emergencias a nivel nacional; 5.- Impulsar el establecimiento de una Clave Única de Identidad; 6.- Operativo Especial en la región conocida como Tierra Caliente; 7.- Acciones y reformas adicionales para hacer efectivo el derecho humano a la justicia; 8.- Se impulsarán acciones que fortalecerán y pondrán al día los instrumentos para proteger los Derechos Humanos; 9.- Con estricto respeto a la División de Poderes, aprobación de diversas leyes y reformas en materia de combate a la corrupción y 10.- Promover los principios de transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana e innovación, esenciales de un gobierno abierto.

Con solamente leer los diez interesantes, más no novedosos puntos que integran esta propuesta presidencial, nos percatamos los mexicanos la dificultad que habrá para poder no solamente poner en marcha algunos de ellos. Pues en algunos casos ya se hizo el intento y las cosas han quedado empantanadas y en otros ni siquiera han iniciado las actividades, lo que es más que grave. Pues de alguna forma indica que las instrucciones presidenciales o no han tenido la fuerza suficiente para hacer que se ejecuten o simple y sencillamente, el actual gabinete Peñista, o no tiene la voluntad política para llevar a cabo las instrucciones de su Jefe, o la capacidad para entender que es lo que desea se haga.

Como un ejemplo de lo citado podemos analizar lo que contiene el punto diez del famoso decálogo, que dice así: 10.- Promover los principios de transparencia, rendición de cuentas, participación ciudadana e innovación, esenciales de un gobierno abierto.

Es importante recordar que el contenido de este punto diez, se refiere a los principios que desde el inicio de su administración el actual Presidente de México ha señalado como los principales a seguir durante su gobierno y a la fecha, no se tiene conocimiento de cual dependencia del Ejecutivo Federal o del gobierno de la República Mexicana se halla destacado por su transparencia y rendición de cuentas, por solamente citar los primeros dos. Hasta aquí con este análisis del Decálogo Peñista, el que continuaremos en la siguiente colaboración. Hasta el miércoles.

Contacto: noti-sigloxxi@nullhotmail.com