La corrupción y la inseguridad en México trascendidas al exterior han impactado el ánimo de inversionistas, según declara Luis Videgaray, el secretario de Hacienda mexicano. La percepción se la proporcionó su labor de cabildeo en su viaje a Manhattan donde se reunió con inversionistas de aquel país. Escándalos como el de la “Casa Blanca”, la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa, difundieron una idea muy negativa de cuanto ocurre en México por lo que, con todo y las reformas, hacen dudar a los inversionistas para venir a nuestro país e invertir. No son buenos los pronósticos para 2015 pues una inversión precaria aunada a la baja de los precios del petróleo traerá recesión y un escaso o nulo crecimiento del empleo y más presión social contra el gobierno.