Por José Miguel Naranjo Ramírez
18 de diciembre de 2014

70 Años de Ficciones

“Tlön, Uqbar, Orbis Tertius” ¿Qué significa esto?, es el título de un cuento que podrán leer en  uno de los libros más famosos de la literatura universal escrito por Jorge Luis Borges, titulado Ficciones, el cual fue publicado en 1944 y hoy, a 70 años de su publicación sigue siendo un referente obligado para cualquier lector amante de la literatura, la cultura y sobre todo la genialidad.

Tal vez sea lugar común decir que Jorge Luis Borges fue un escritor genial, pero lo genial es porque sólo un genio puede escribir como lo hizo él. Cuando Borges era niño sus juguetes fueron los libros, él siempre manifestó: “Otros se jactan de lo que han escrito, yo me jacto de lo que he leído”. Ese universo de lectura hizo de Borges un hombre erudito, erudición que se ve reflejada en toda su obra, no es exagerado decir que leerlo es un verdadero reto a la inteligencia, a la paciencia, porque es acercarse a un saber asombroso.

El libro de cuentos Ficciones se integra de dos partes, la primera: El jardín de senderos que se bifurcan integrada por los cuentos: “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius”, “Pierre Menard, autor del Quijote”, “Las ruinas circulares”, “La lotería en Babilonia”, “Examen de la obra de Herbert Quain”, “La Biblioteca de Babel”, “El jardín de senderos que se bifurcan”. La segunda parte: Artificios integrada por: “Funes el memorioso”, “La forma de la espada”, “Tema del traidor y del héroe”, “La muerte y la brújula”, “El milagro secreto”, “Tres versiones de Judas”, “El fin”, “La secta del Fénix”, “El sur”. 

El solo nombre del cuento “Tlön, Uqbar, Orbis Tertius.” puede provocar curiosidad o desinterés, lo primero que encuentras es la siguiente afirmación: “Debo a la conjunción de un espejo y de una enciclopedia el descubrimiento de Upbar. El espejo inquietaba el fondo de un corredor en una quinta de la calle Gaona, en Ramos Mejía; la enciclopedia falazmente se llama The Anglo-American Cyclopaedia, (New York, 1917) y es una reimpresión literal, pero también morosa, de la Encyclopaedia Britannica de 1902”.

Borges nos cuenta que la primera ocasión que escuchó el nombre de Uqbar fue una noche en que su amigo Bioy Casares había cenado con él. Estos dos grandes escritores argentinos estaban comentando que los espejos tienen algo de monstruoso y sobre este dialogo: “Bioy Casares recordó que uno de los heresiarcas de Uqbar había declarado que los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres.”

Borges le preguntó al escritor de La invención de Morel, dónde había leído esa sentencia y Bioy Casares le contestó que en The Anglo-American Cyclopaedia. En ese mismo instante Jorge Luis Borges consultó la misma edición de The Anglo-American Cyclopaedia y resultó que el nombre de Uqbar no aparecía ni en el índice ni en el contenido, sin embargo, Borges relata: “Al día siguiente, Bioy me llamó desde Buenos Aires. Me dijo que tenía a la vista el artículo sobre Uqbar, en el volumen XXVI de la enciclopedia”. Bioy Casares llevó la enciclopedia y verificaron que sí era la misma, pero había una diferencia importante consistente en la cantidad de páginas que la integraban, la enciclopedia de Bioy Casares tenía cuatro páginas adicionales donde estaba un artículo sobre Uqbar.

Interesado Borges en conocer la ubicación de Uqbar empezó a investigar pero resultó que el lugar no existía. Dos años después encontró en un hotel una enciclopedia sobre Tlön, un planeta desconocido y dentro de Tlön se encuentra Upbar, empezó a leer como era la vida en ese planeta, su historia, literatura, su pensamiento, un ejemplo es cuando Borges expresa:

“El mundo para ellos no es un concurso de objetos en el espacio; es una serie heterogénea de actos independientes. Es sucesivo, temporal, no espacial. No hay sustantivos en la conjetura Ursprache de Tlön, de la que proceden los idiomas actuales y los dialectos: hay verbos impersonales, calificados por sufijos (o prefijos) monosilábicos de valor adverbial. Por ejemplo no hay palabras que corresponda a la palabra luna, pero hay un verbo que sería en español lunecer o lunar”.

Rubro por rubro va estudiando Borges sobre Tlön, en cuanto al pensamiento filosófico manifiesta lo siguiente: “Con las filosofías acontece lo que acontece con los sustantivos en el hemisferio boreal. El hecho de que toda filosofía sea de antemano un juego dialectico, una Philosophie des Als Ob, ha contribuido a multiplicarlas. Abundan los sistemas increíbles, pero de arquitectura agradable o de tipo sensacional. Los metafísicos de Tlön no buscan la verdad ni siquiera la verosimilitud: buscan el asombro.”

A estas alturas de la lectura vale la pena preguntarse, ¿Realmente existió o existe Tlön, Uqbar?, lo que puedo contestar es que Jorge Luis Borges era un erudito y al momento que Usted mi apreciado lector lea el cuento, lo primero que sentirá es un enorme asombro por la manera tan genial que tiene Borges de hacer cuentos con un ambiente filosófico.

Lo que por ahora puedo adelantar es que Tlön, Uqbar, (es en el cuento un lugar) y Orbis Tertius (es un grupo de intelectuales que desde el siglo XVII formaron una sociedad secreta y se dedicaron a crear una enciclopedia donde inventaron un lugar con una forma de vida idealista). Todo parece indicar que Tlön Uqbar es un mundo ideal, ¿realmente lo será? Usted tendrá la respuesta al leer el cuento.

Contacto: miguel_naranjo@nullhotmail.com