Hace ya un año que se conocen las penurias económicas que tiene en la inopia al Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano: deudas exorbitantes, empleomanía exagerada, prestaciones fuera de su contexto tienen al SASM en la ruina económica y vive en medio de rumores de privatización. Por alguna razón el ayuntamiento de Boca del Río decidió separarse del Consejo de Administración y administrar por sí sólo lo que corresponde a su esfera de influencia. Lo más inmediato es que el SASM no puede juntar para pagarles el aguinaldo a sus empleados que han recurrido a la manifestación pública para exigir la prestación a que por ley tienen derecho los mil 300 empleados de su nómina. Por lo pronto la dirigente sindical pide investigar a quienes “son culpables del desfalco” que sufre la empresa. La cantidad a pagar por concepto de aguinaldo, canasta navideña y bono de cultura asciende a 65 millones de pesos, que está en chino reunirlos.