Esta vez tocó turno para comparecer ante el Congreso al secretario  de Desarrollo Agropecuario, Manuel Martínez de Leo, a quien durante todo el año han tomado sus oficinas con una periodicidad que asombra porque invita a interrogar cuántos días ha podido ingresar a su despacho ante tantas protestas de agricultores inconformes con su gestión. Pero ese detalle no impidió que ubicara a Veracruz como segundo productor de alimentos en el país; que en producción de carne de bovino somos primeros en México, con 251 mil toneladas al año y en leche y miel, como Las Coronelas, el mejor. En 2015 no nos verán ni el polvo en materia agropecuaria y en pesca ni se diga, somos el primer productor pesquero del Golfo de México. Producimos 1.3 millones de toneladas de maíz y vamos que chuta a convertirnos en el granero del sureste, ya no de México. No dice sin embargo porqué las protestas de los campesinos, ni del bajo rendimiento de producción de maíz por hectárea, ni porqué en Veracruz el pescado que se come proviene en mayor medida de Campeche y tabasco y hasta mojarra de China consumimos. Tampoco porqué los productores de cítricos, café, piña, etcétera, se quejan de la nulidad de apoyos. Aunque al final los raquíticos resultados se expliquen: “No tengo un peso que me falte por gastar, hemos aplicado lo que tengo, a mí nadie me puede obligar a dar más de lo que tengo… no he ido a China, yo no salgo”.