Sabino Cruz V.
26 de diciembre de 2014

¡Oiga! Qué tanto sabe de la energía eólica como medio renovable para la producción de electricidad que desde ya hace varios años se explota/comercializa en nuestro país; me imagino que mucho más de lo que un servidor sabe, pues más allá de los molinos de viento de “La Mancha” y la nucleoeléctrica de Laguna Verde mi cultura energética no pasaba.

Tanta era mi ignorancia que me causó gran asombro el ver cientos de “eorogeneradores” en el Istmo de Tehuantepec, imponentes/majestuosos ocupando grandes extensiones de tierra de labranza, moviéndose rítmicamente y de forma sincronizada. Definitivamente es todo un espectáculo que irremediablemente le lleva uno a imaginar al “Hombre de la Triste Figura” rodar por el suelo al ser lanzado por uno de esos “humanoides”.

Pues déjeme le cuento que en este periodo de asueto me di la oportunidad de conocer esta parte de la República, empezando por Matías Romero, Juchitán, Tehuantepec y Salina Cruz. Toda una enseñanza ésta contrastante zona, profundamente arraigada en sus tradiciones y costumbres. Tierra de [email protected] donde impera la venta de los productos de la tierra, el mar y los elaborados por la mano del hombre/mujer. Tierra que se arrulla con los aires del Golfo y del Pacífico.

Precisamente estas dos corrientes de aire son las que hacen de esta región un enclave fundamental para la generación de energía limpia y a bajo costo en México. Proyecto que ahora me entero, desde el 2003 ya se estaba diseñando y en la que según cálculos se requería de una inversión de 500 millones de dólares, para generar dos mil megawatts a partir del 2010.

En los argumentos que presentó la Secretaría de Desarrollo Industrial y Comercial de Oaxaca para justificar la propuesta, se establece que en México la capacidad de generación de energía eólica “apenas supera los 2 megawuatts por habitante pero de acuerdo a las investigaciones de campo, posee un rango potencial de hasta 5 mil megas hora, lo cual reduciría el consumo de electricidad convencional y favorecería la creación de nuevos puestos de trabajo y un mejoramiento sustancial de la calidad del ambiente para generaciones venideras”.

Sin embargo las bondades, tanto humanas como ecológicas que se preveían venir, se ven muy lejanas, o no aún no sienten en la Región. Tan es así que desde hace varios años algunos grupos muestran abierto descontento e inconformidad por la siembra de los aerogeneradores. Estos movimientos sociales, nos comentó el biológico Eduardo Martínez Noriega, director del Centro de Educación Ambiental “Julio Bustillo Cachó” de Juchitán Oax. son consecuencia de los escasos/limitados programas de protección al medio ambiente en la zona que detengan la salinidad de los suelos/las aguas, así como la salvaguarda de especies en peligro de extinción como la iguana, además de que son meros damnificados de la inversión extranjera y no socios de las empresas como en un principio de les planteó. Sin pasar obviar [al parecer] que la Ciénega y Tolistoque aún no son declaradas por el Congreso del Estado, “Zonas de Reserva Ecológica”

Pero lo más oprobioso de esta historia es que, de acuerdo a los datos recabados por don Eduardo, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) es una simple conductora de energía para las transnacionales que se encuentran en el país, recibiendo por ello un pago mínimo por el servicio y no por la energía que conducen.

 

Comentario Breve

Toda una revelación la obra de teatro “Imprudencia sexual” escrita/dirigida por Víctor Castán; así como la actuación de Julián Humberto Cruz Castillo, Francisco Morales Molina, Mayté López del Ángel y Elsa Gladis Cruz Ríos. Todos ellos integrantes de la compañía Niza Cubi A.C. grupo de Teatro de Tehuantepec, Oax.

Una propuesta escénica en un acto, que aborda la “imprudencia” que incurren diariamente cientos de jóvenes que empiezan a explorar/explota su sexualidad sin tomar las debidas precauciones. Acto que muchas veces no sólo deviene en un embarazo no planeado, sino también en enfermedades sexuales como lo es el VIH-SIDA.

Si bien el tema no es novedoso, me parece que la dramatización cumple con uno de los principios del teatro, sino es que el principal: mover a la conciencia/reflexión/acción. El uso del video para mostrar lo inhumana que es la práctica de un legrado, deja más que conmovido al espectador. Definitivamente es un trabajo con alto sentido de responsabilidad social, y buen nivel competitivo.