Hasta el quinto año de su gobierno Duarte de Ochoa le cumple a los veracruzanos una promesa de campaña, que tal fue la eliminación del impuesto a la tenencia vehicular pero que las magras condiciones financieras le han impedido cumplir. Aunque no se ve por ningún lado que las cosas del dinero hayan mejorado este día el gobernador anunció que manda iniciativa para que el impuesto de referencia ya no se cobre a partir de 2015. Ya se sabrá cómo le va a hacer para suplir los ingresos que dejará de percibir por este impuesto, que de cualquier manera eran pocos porque obligó a buena parte del parte vehicular veracruzano a circular con placas de otros estados en donde tal gravamen ya no existe. De todos modos, de lo perdido, lo que aparezca.