“Es importante señalar que el Vaticano no está en quiebra (…) la Santa Sede está pagando sus gastos, y a la vez posee importantes activos e inversiones”, declaró el Cardenal George Pell, ministro de economía del Vaticano, y anunció el “descubrimiento” de cientos de millones de euros “guardados en cuentas de secciones que no aparecían en las hojas de balance”. Con esa información despejó los rumores de que el Vaticano estaba en quiebra pues “posee importantes activos e inversiones”. “Cuando Dios dice a dar…”.