Dice el gobernador que la presa Yuribia no está bloqueada, que su gobierno está negociando con los habitantes de Tatahuicapan, pero es una explicación que para nada convenció a los pobladores de Cosoleacaque, Minatitlán y Coatzacoalcos que hace ya dos semanas están sufriendo la escasez del preciado líquido. Si no está en poder de los ejidatarios entonces ¿por qué no se abren las válvulas y paralelamente se negocia? Refirió que Conagua informa que hay un suministro de 800 litros por segundo de agua proveniente de los pozos y que la población de Coatzacoalcos tiene agua. Lo dice el gobernador en Xalapa pero los habitantes de aquella población sureña están pasando las de Caín para conseguir el líquido.