Por mucho que las autoridades de Seguridad Pública promocionen a sus corporaciones policiales como de las mejores el hecho concreto es que no pudieron con la responsabilidad de sanearlas, aquí, y en China, Nuevo León; la evaluación policial costó a los mexicanos 9 mil 971 millones de pesos, según cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública. Una de las pruebas que indican el fracaso de la certificación es que en donde hay policías certificados debía disminuir significativamente la incidencia delictiva, lo que no ha ocurrido; todo debido a simulaciones, es decir, se ha anunciado una acreditación policial que en los hechos es inexistente. Hay entidades en las que el gobernador ha anunciado sustanciales adelantos en el combate al crimen pero nada en la realidad lo comprueba.