Hilario Barcelata Chávez
15 de diciembre de 2014

 

El impuesto sobre servicios de hospedaje es una potestad tributaria que tienen las entidades federativas y que da muy bajos rendimientos debido a que existe una baja eficiencia recaudatoria como resultado de una elevada evasión fiscal.

En 2012 en todo el país se recaudó un total de 1,657.9 millones de pesos (mdp) por este concepto. Siendo los estados que más recaudaron: Quintana Roo que recolectó el 35% del total nacional, el Distrito Federal el 12%, Jalisco el 7,5 Baja California Sur el 7.5, Guerrero el 4.8 y Nayarit el 4.2%. Esto significa que en sólo seis estados se concentró el 71% de la recaudación total del país. El estado de Veracruz sólo contribuyó con el 2.5% del total, lo cual lo ubica en el 9º lugar nacional.

Hilario 1

La magnitud de la recaudación fortalece las finanzas estatales ya que, como puede verse, los estados que más recaudan son aquellos en donde los ingresos por este impuesto representan una mayor proporción de sus ingresos propios, como es el caso de Quintana Roo en donde representan el 49%, Baja California sur el 21.5, Nayarit el 14.1 y Guerrero el 7.3%.

hilario 2

El potencial recaudatorio de este impuesto es superior a la recaudación que se obtiene. A nivel nacional podrían recolectarse un total de 3,034 mdp, sin embargo los gobiernos estatales solo recolectan en conjunto 1,657.9 mdp, lo cual significa que se está dejando de cobrar una cantidad casi igual a la que se está cobrando.

Al analizar de manera desagregada por estado se observa que la magnitud de la  evasión fiscal es muy diferenciada. Por el monto absoluto destaca en primer lugar Quintana Roo con un total de 511.8 mdp, seguido de Baja California Sur con 162.9 mdp, Jalisco con 152.6, Guerrero con 92.5, Campeche con 85.2 mdp y Nayarit con 83.6 mdp. En estos seis estados se concentra el 85% del monto total de la evasión de este impuesto, y son también aquellos que, a excepción de Campeche, presentan los valores más altos de recaudación. En general se observa que la evasión está altamente relacionada con la recaudación de este impuesto de tal manera que los estados que más recaudan en términos absolutos son también los que más evasión tienen (también en términos absolutos) lo cual se corrobora al medir esta conexión con el Índice de correlación Pearson que arroja un valor de 0.93852  (correlación muy alta).

Hilario 3

Para valorar la magnitud del monto de la evasión en función a la capacidad recaudatoria de cada estado, he construido el “Índice de evasión fiscal ISH” que mide la extensión de la evasión en relación a la recaudación potencial de cada estado. A nivel nacional se observar un índice del 45.4%, lo cual significa que los estados en promedio están dejando de captar recursos por este rubro por un monto casi igual al que están recaudando.

hilario 4

Al pasar al análisis por estados se observa que aquellos con mayor Índice de evasión no son los que tienen los montos absolutos más grandes. Es el caso de Campeche con un índice de 88.4%, Colima con 68.6%, Baja  California Sur con 56.7, Chiapas 56.5 Morelos 55.9 y Nayarit 54.3%. De hecho puede afirmarse que en general no existe relación entre el monto de la evasión y su peso relativo comparado con el potencial total de recaudación lo cual se corrobora con la Correlación Pearson entre ambas variables, que toma un valor de 0.2880 (muy baja correlación). Es decir, los montos muy elevados de evasión no representan una proporción muy elevada de lo que potencialmente puede recaudarse. En cambio, montos reducidos de evasión pueden representar un porcentaje muy alto de la recaudación potencial.