Sobre aviso no hay engaños. El Delegado estatal de la Secretaría de Gobernación, Alberto Amador Leal, que bien sabe de lo que habla, declaró que en el norte, en el sur y en el corredor de la zona industrial Córdoba-Orizaba hay municipios que “pudieran” estar infiltrados por el crimen organizado, no menciona cuáles pero tampoco dice nada nuevo porque la población de cada lugar lo sabe. Aunque señala que el problema en nada se parece al que padecen en Guerrero y en Michoacán no proporciona ningún consuelo porque es similar a aquello de la mujer embarazada que no puede estarlo a medias, ni poquito ni mucho, simplemente está embarazada. Demuestra sí que en materia de seguridad pública, en Veracruz falta mucho por hacer.