El catedrático de la Universidad Veracruzana y profundo conocedor de la situación económica en la entidad veracruzana, Hilario Barcelata, asegura que Veracruz está convertido en una fábrica de pobres, y señala que de 2012 a 2014 se sumaron 675, 558 personas al número de pobres ya existentes en la entidad, incrementado su porcentaje de 52.6% en 2012 a 60.4% en el año en curso, colocando a Veracruz entre los que mayor número de pobres registra en su población porque en vez de disminuir aumenta, algo que contradice lo que afirma el discurso oficial en el sentido de que se ha reducido la pobreza en este Estado. Hilario Barcelata, atribuye esta situación “al derrumbe económico que vive el Estado” lo que ha provocado mayor desempleo. Es resultado “del fracaso de la política económica del actual gobierno estatal, pero también es el fracaso de su política social, de su incompetencia, de la improvisación, corrupción y mediocridad de sus funcionarios. Veracruz necesita un profundo cambio en el modo en que el gobierno hace las cosas, de otro modo las cosas podrían ser peores”.