Mario Mijares
14 de diciembre de 2014

El grave problema en México es que tanto los empresarios como gobernantes, no escuchan las propuestas teóricas, pues ellos creen que lo saben todo. El éxito en los países desarrollados es la aceptación de las propuestas de sus científicos ¡en todas las áreas del conocimiento!

1.- Por incontables sexenios, los distintos presidentes han tratado de crear una clase oligarca mexicana. Pero han sido tan pésimos patrones, que únicamente se tornan en unos riquillos más, y por tanto abandonan o venden las empresas públicas concedidas. La excepción confirma la regla, con los casos de Slim así como los Salinas de Azteca. Pero son cientos de ejemplos, desde los ingenios azucareros, los bancos, aerolíneas entre muchas paraestatales más. Es así como esa gran oferta de progreso, que prometen con el esquema privado, ha quedado en ilusorio. Todo descansa en buenas intenciones, y es que el gran capital por medio de sus gobiernos, son los que obligan a los gobernantes mexicanos a realizar tales acciones, de ahí el gran agujero negro del Estado Mexicano. La otra idea de la sugerencia externa, es la de que en México, se produzcan empleos asalariados, este es una parte del plan.

No obstante, han sido los microempresarios que con sus micronegocios, hacen la tarea de crear microempleos. Lo anterior es a pesar de que según la encuesta del INEGI, estos con sus fabulosas ganancias, no llegan en conjunto a tener ganancias entre los 5 y 10 salarios mínimos. Sí esto es real, estaríamos hablando de empresarios en exagerada pobreza. De ahí que varios de ellos desde hace mucho tiempo, siempre estén volteando los ojos para convertirse en burócratas, en donde ganarían hasta cien veces más de lo que les da su micro/negocio.

2.- El Proyecto de Nación fue destruido, y me refiero al que nació con el Pacto Político de 1917, por tanto hoy se carece precisamente de un propósito, y los efectos de esta laguna, es que fueron destruidos los ejidos, y por tanto la clase campesina. El dilema es que estos, junto con los artesanos, se han convertido en demandantes no sólo de fuentes de trabajo, sino también de salud y seguridad social. Es cierto que considerable número de ellos escogen emigrar a Estados Unidos o a las grandes urbes, en donde viven arrinconados vendiendo su fuerza de trabajo o instaurándose en las calles a vender cualquier tipo de producto.

3.- La torpeza de los gobernantes es inmensa. En los últimos 40 años, se han consagrado a privatizar todo lo público, e incluso hoy día, la llamada “sociedad civil” se encuentra privatizada. Alguien señaló que cuando la llamada “Iniciativa Privada”, negocia con los gobiernos, en ese momento traicionan a los pequeños y medianos empresarios, con los que paradójicamente estos contribuyen a la destrucción del modelo de las PYMES. Ante ese panorama, por más que se invierta para la creación de emprendedores, fracasa un y otra vez, porqué; con esos amigos de la IP, para que se necesitan enemigos.

4.- Por dónde uno pica o analiza sale secreción negra. Han sido las mostrencas reformas, las que han dado al traste con todo. En el caso de la Reforma Educativa, ésta se encuentra orientada a la formación de maquiladores, y en el mejor de los casos a la formación de ejecutivos, más no de emprendedores. Ante tal situación, los únicos beneficiados son los verdaderos oligarcas trasnacionales, y algunos locales, pues las universidades mexicanas, tanto públicas como privadas, están formando grandes ejecutivos y funcionarios, pero no empresarios. Pero la incongruencia es que una gran mayoría de los egresados universitarios no tienen empleos seguros. Según las cifras del diario Reforma, en 2007, hubo tres veces más desempleados con educación superior o media superior. Sin duda, este es un desastre que la mayoría de las ocasiones los mexicanos no comprendemos, pero sí sentimos, cuando nuestros hijos anhelan emigrar al extranjero.

5.- México no tiene grandes oligarcas los cuales pudieran ser propietarios de plantas de automotores; de petroquímica; constructoras de ferrocarriles; aviones; armas; buques; submarinos, computadoras entre otros. Y ahora, los pequeños empresarios mexicanos están siendo borrados por sus propios gobernantes, SÍ, pero precisamente esos micropatrones fueron los que afirmaron que tales sujetos, “NO eran un peligro para México”, torpes, ellos son lo que han arruinaron el “desarrollo estabilizador”, son los redivivos que aplican tasas de interés fabulosas, mismos que expropiaron la banca (FOBAPROA) para después privatizarla y entregarla a los oligarcas financieros extranjeros. ¡Ellos son los responsables del desastre nacional! Me refiero a la mafia corrupta que tiene secuestrado al país. Así que mis estimados “microburgeses veracruzanos”, sigan pujando por esos candidatos a la gubernatura que les invitan a desayunar, y tomarse la foto, aunque después nos lo cobren a precio de oro. No sólo los pobres se prostituyen con dadivas o tarjetas de MONEY, también los llamados empresarios.