Por Aurelio Contreras Moreno
17 de diciembre de 2014

Este jueves, la LXIII Legislatura del Estado de Veracruz aprobará, fast track, sin discusión, la iniciativa de reforma constitucional para que el próximo periodo gubernamental estatal sea de únicamente dos años.

Aunque en un principio se manejó que el “análisis” –es un decir– de la citada iniciativa se llevaría hasta el mes de enero, el duartismo se dio cuenta que en ese periodo de tiempo, el “permiso” que le otorgó el presidente Enrique Peña Nieto para sacar adelante ese bodrio legislativo, podría revertirse.

Así que la instrucción del gobernador Javier Duarte a “sus” diputados –y a los que en apariencia no lo son– durante la reunión que sostuvieron el viernes pasado en Casa Veracruz, la residencia oficial del Ejecutivo del estado, habría sido sacar lo antes posible la reforma. Antes de que concluyera el año.

Porque de haberse dejado pasar más tiempo, la inconformidad del sector empresarial y de buena parte del sector político podría crecer a tal grado, que dificultaría la viabilidad de aprobar el entuerto legal con el que el duartismo-fidelismo intenta quedarse dos años más en el poder.

Así que, como ya se ocuparon en anunciar algunos amanuenses, la gubernatura de dos años se aprobará en la sesión ordinaria de la LXIII Legislatura este jueves, junto con la “zanahoria” de la desaparición del impuesto a la tenencia vehicular con que el Gobierno del Estado cree que contendrá el descontento por la otra enmienda legal, que por cualquier óptica que se le vea será tremendamente dañina para Veracruz.

Contra la opinión de los empresarios, contra la opinión de las asociaciones civiles, contra la opinión incluso de la mayor parte de los priistas, Javier Duarte verá aprobada, antes de partir de vacaciones de fin de año el próximo 26 de diciembre, la reforma con la que busca entronizar como sucesor a su vocero, Alberto Silva Ramos.

Después de esto, vendrán las renuncias al gabinete de quienes se irán como candidatos a diputados federales del PRI, cuya convocatoria será emitida este domingo 21 de diciembre. Unos se irán este mismo mes. Los demás, a principios de 2015.

Los diputados locales que al final voten en favor o en abstención –que también es avalar– la iniciativa de la gubernatura de dos años, cargarán para siempre con el descrédito de haber servido como peones serviles de un grupo político que tuerce las leyes para satisfacer intereses particulares y no los del colectivo social, contraviniendo lo que juraron ante la ley en el momento de rendir protesta de sus respectivos cargos. Varios de éstos también se postularán por diputaciones locales el año entrante.

Que en las urnas se los cobre la sociedad.

 

Justicia en tiempos del PRI

 

La exoneración de Raúl Salinas de Gortari de todos los cargos por malversación de recursos públicos y corrupción de los que fue acusado hace 19 años, y la devolución de todos los bienes que adquirió por esta vía, nos recuerda de manera soez que vivimos tiempos de regresión autoritaria en materia de democracia y legalidad.

Es la justicia en los tiempos del PRI y de su presidente mínimo, Enrique Peña Nieto.

 

Contacto:

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras