Dos millones 678 mil pesos dejarán de llegar a los productores de café veracruzanos porque a la oficina de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) encargada de hacer los trámites para la autorización del recurso se le olvidó o no quiso hacer el esfuerzo. Esto, que refleja incompetencia o simple descuido, debiera ser castigado con el inmediato despido del responsable del área obligada a darle curso a la solicitud y el seguimiento necesario hasta tener el recurso a disposición. Ahora que las autoridades planean regular las manifestaciones, ¿cómo evitar que los campesinos manifiestan su inconformidad por estas ineficiencias de funcionarios irresponsables?