Del resultado de las 28 denuncias penales que presentó el Secretario Buganza (17 a la PGR y 11 a la PGJ) nada han informado esas dependencias, tampoco lo que haya resuelto la Contraloría del Estado sobre este particular pues se le remitió copia de las denuncias. El evidente retraso no deja bien parada a la tan cacareada transparencia con la que se maneja el gobierno, cuando parece que todo se mantiene en la más absoluta de las opacidades. Llama la atención lo que dijo Buganza en su comparecencia acerca de que este año se hizo un 55 por ciento más de obra pública que en ejercicios anteriores, lo que nos da una idea exacta de lo pobre que ha sido la cosecha en este renglón para los veracruzanos. La reactivación de mil 628 obras del Fonden con un valor de mil 841 millones de pesos es motivo para revisar a fondo las causas del retraso en la ejecución y en el uso del dinero público para hacerlas, porque, o Buganza Salmerón es muy bueno para destrabar obstáculos y que el dinero salga para concluir las obras retrasadas, o sus antecesores fueron incompetentes para lograrlo; obviamente cabría la misma reflexión en el área del dinero, ¿por qué ahora sí salió el recurso y antes no se pudo?