En una interesante y reveladora entrevista que le hace David Aponte, de El Universal, al gobernador de Morelos, Graco Ramírez, este le expresa lo que toda la clase gobernante sabe pero que mantiene oculto por las razones que se quieran. Admite Graco Ramírez que le entregaron un “narco estado”, dominado por la “narco política”, en donde la policía y muchos cuadros políticos militan en el crimen, que lo han amenazado, le han ofrecido acuerdos para bajarle a los secuestros y a la violencia contra la ciudadanía a cambio de que “los deje trabajar”. Que renombrados políticos se le han acercado para que “negocie” y ha proporcionado los nombres de esos políticos al secretario de gobernación; que diputados, alcaldes, mandos policiacos, jueces, etcétera están involucrados en el crimen. “…colocaron al gobierno contra la pared en lugar que el gobierno pudiera colocar a los delincuentes contra la pared”.

“Ahora, los perseguidos son el Estado en su conjunto…la crisis te pone al desnudo la profundidad de la descomposición de la policía y autoridades…Estamos viendo toda una estrategia insurreccional donde el tema es la salida de (Enrique) Peña Nieto como solución política”. Interesante entrevista, todo un testimonio.