Sin duda los grupos de autodefensa creados por el Dr. Mireles e Hipólito Mora en el Estado de Michoacán sirvieron para que el gobierno federal se decidiera a intervenir en ese estado, al final los resultados calificarán de buena o mala esa medida. El estremecimiento social y político provocado por el movimiento de los grupos de autodefensas provocó la caída del secretario de gobierno y del gobernador constitucional de ese estado, quedando en el poder un gobernador emergente y el poder de facto que maneja el Comisionado del gobierno federal quien al monopolizar el poder desactivo las autodefensas aún sin haber descabezado a La Familia, cuyo poder está latente y como van las cosas seguramente emergerá. Con Mireles en la cárcel como castigo al deseo de vivir en libertad y con Hipólito Mora acorralado por el “Americano” la sociedad michoacana ya no sabe a cuál irle.