La iniciativa de ley que este miércoles remitiera el gobernador al Congreso local para homologar elecciones estatales con las federales siguió el ritmo que le marcaron las circunstancias; una vez transcurridos los dos eventos que por su naturaleza metieron ruido al interior de la sociedad ya fue posible presentar este tema que sin duda provocará reacciones encontradas en diferentes sectores sociales. No es dable adelantar juicios sobre si se aprobará o no la gubernatura de dos años, para hacerlo se requiere de información y hasta ahora lo único que hay son rumores. Sobre la conveniencia o perjuicio social de un gobierno de dos años hablan las difíciles circunstancias que vive Veracruz, que se tornarían perniciosas en caso de que se apruebe la propuesta.