Como la esperanza muere al último los empresarios mantienen la esperanza de que la economía en Veracruz mejore, así lo esperan para 2015 que está a la vuelta de unos días. Pero, al menos en esa esperanza no están solos, los acompañamos veracruzanos de todos los sectores sociales y de la producción. Aunque el panorama no está muy claro por la baja del precio del petróleo y, dado que nuestra economía aún está acentuadamente petrolizada, no estará de más esperar una mejoría porque soñar no cuesta nada.