Ángel Rafael Martínez Alarcón
18 de diciembre de 2014

El pasado miércoles diez de diciembre del presente 2014, falleció en esta ciudad de Xalapa la maestra Blanca Lucia Nadal Castilla, a la edad de 95. Con ella mueren 89 años de la vida de nuestra ciudad. Fueron los años en que doña Blanquita vivió en nuestra ciudad. Luego de una rápida agonía, nuestra querida Blanquita retorna a la eternidad, muere en una tarde otoñal de diciembre, en su domicilio de la calle de Benito Juárez #57, en una casa típica del centro histórico de nuestra ciudad. Conversar con la maestra Nadal era todo un placer, por su extraordinaria memoria, con lujo de detalle, cada una de las narraciones que nos contaba, sobre todo cuando se trataba de hablar del Xalapa del ayer, de la vio crecer, y con ella también la ciudad de las flores, su desarrollo propio del ser humano, pasar de niña a señorita, como también en transformarse en una mujer; era integrante de una familia numerosa. Blanquita tuvo la gran oportunidad de estudiar, elegir una carrera, y sobre todo de ejercer, en el magisterio por muchos años en la Universidad Veracruzana y la Dirección de Enseñanza Media, se llegó el tiempo de jubilarse dignamente. Por espacio de tres décadas Blanquita vivió como jubilada, lo que significó una entrega a muchas actividades amadas por ella, el cultivo de las plantas, la lectura, y participar activamente en la vida cultural de la ciudad de Xalapa.

La maestra Blanca Lucía Nadal Castillo, nace en la ciudad de Oaxaca, un veraniego 31 de agosto de 1919, en plena presidencia de la República de Venustiano Carranza, el país todavía vivía en los últimos años de la Revolución Mexicana, y los siete años su señor padre vuelve a la Xalapa, a invitación expresa del Gobernador de Veracruz, el coronel Adalberto Tejeda Olivares, el ingeniero militar Clemente Nadal ya a finales del siglo XIX había llegado a Xalapa por vez primera para incorporarse a la Comisión Geográfica Exploradora, que tenía su sede en las hoy calles de Rafael Lucio y Manlio Fabio Altamirano. Blanquita afirma que su primer maestro sobre la ciudad de nuestra ciudad Xalapa, fue su padre; pues siendo niña, él le narraba las peculiaridades de la ciudad de Xalapa durante la dictadura del General Porfirio Díaz, de esas extraordinarias narraciones que la pequeña Blanquita escuchaba en boca de su señor padre, se ganaron en su corazón, hasta el último día, que aconteció en su amada ciudad de Xalapa.

La maestra Nadal Castillo, quien por espacio de más 30 años, ejercicio dignamente su situación de jubilada, supo conjugar su situación laboral con el amor a la cultura y las más diversas actividades que le fortalecen su gran vocación de servir a los demás. cursó los diversos estudios en esta nueva etapa de su vida. siempre hubo un gran espíritu de aprender, y la humildad de transmitirlo; la jubilación para Blanquita Nadal fue un pretexto por seguir más activa y dinámica en la vida social y cultural de su querida Xalapa. Es muy grande la actividad realizada en lo social por Blanquita. En lo religioso, en la parroquia de los Corazones, su iglesia de toda la vida, fue integrante del Consejo Parroquial, así como también en la fraternidad franciscana, seguramente el gran secreto de Blanquita, fue su gran fe en lo divino.

La última actividad realizada por Blanquita fue incorporarse al grupo de Xalapa Antiguo, creada desde las páginas del Facebook, gracias a una iniciativa de Jorge Díaz, en organizar un foro para discutir el pasado de nuestra ciudad desde las imágenes fotográficas que se custodian celosamente en cada uno de nuestros hogares, aquí y allende de nuestras fronteras. Blanquita guardaba celosamente toda una colección de fotografías de Xalapa que se fue, tomadas por su hermano Clemente (1906-1950). Cada consulta sobre las imágenes de Xalapa antigua, Blanquita daba catedral sobre las familias, y las calles, los ambientes que le tocó primer en el transcurso del siglo XX, que intensamente vivió, y fue protagonista de muchas cosas relevante para la ciudad de Xalapa.

El 30 de noviembre del 2013, tomó protesta como integrante del Consejo de la Crónica, que restauró la alcaldesa de Xalapa, Elizabeth Morales García, convocando a un nutrido grupo de personas de las diversas profesiones, pero con profundo amor y conocimiento de nuestro terruño, ahí tuve la oportunidad de ser compañero de la famoso maestra Blanquita Nadal, para el 23 de abril, el actual presidente municipal de Xalapa, Américo Zúñiga Martínez, tomó protesta al Consejo de Crónica, para el periodo 2014-2017, ratificando a los integrantes del anterior consejo.

Ella recordaba con una exactitud su ambiente estudiantil en el Colegio Preparatorio Juárez, de donde egresó hace 71 años, a sus profesores, compañeros, y el tradicional baile de la Prepa “Juárez” de gran tradición en la pequeña ciudad de Xalapa; solía afirmar que fue la primer vocera del Diario de Xalapa, en septiembre de 1943, el marco del VI Congreso. Nacional de Historia, y vio nacer al vocero de la provincia, la señorita Nadal Castillo, le tocó repartir los primeros Diarios de Xalapa, a los participantes de dicho congreso.

Una de las narraciones que siempre impactó, como de niña a señorita Blanquita tuvo la gran oportunidad de conocer al quinto obispo de Veracruz, el michoacano Rafael Guizar y Valencia, quien desde 1950, se rumoraba su olor a santidad, proceso que inició sus sucesor y finalmente llegó a los altares.

En sus últimos años de vida, Blanquita Nadal, nunca desaprovechó la oportunidad para darnos cátedra de sus años vividos en esta ciudad capital, y haciendo hincapié de la necesidad de recuperar el prestigio de ciudad de las flores, como lo había bautizado el barón de Humboldt en 1804; también cantaba su entrañaba nació-himno de “noche de luna en Xalapa” hoy con su partida físicamente deja una honda huella para sus amigos y familiares, gracias al foro de Xalapa antigua se conservan una serie de vídeos en YouTube en la que podemos encontrarnos con nuestra querida Blanquita, siempre amando a Xalapa.