“El régimen corrupto se cae a pedazos”; “la mafia del poder”, “corrupto”, “reverendo inútil”, “qué bruto es el animal” y otras lindezas más son las que utiliza como base de sus discursos Andrés Manuel López Obrador para referirse al presidente Enrique Peña Nieto. Independientemente de que estas expresiones sean o no ciertas, puede que para efectos del discurso le den resultados pues acude a ellos a la menor oportunidad que se le presenta: bien conoce la mente colectiva a la que gusta escuchar de otros lo que no puede decir por sí. 4-diciembre.