Por Aurelio Contreras Moreno
5 de diciembre de 2014

Además de la corrupción desmedida, si algo constituye el talón de Aquiles del gobierno de Javier Duarte de Ochoa es su deficiente manejo de la comunicación, así como su absoluta opacidad y falta de transparencia.

Desde que arrancó el sexenio, la Coordinación de Comunicación Social estatal se constituyó en un brazo político del gobierno, en lugar de en un organismo encargado de difundir sus logros (si los hubiera) y las acciones y programas gubernamentales.

La primer titular del área, Gina Domínguez Colío, llegó a concentrar un poder desproporcionado, al grado de hacer las funciones de una jefa de gabinete de facto, lo que afectó su labor sustantiva, que era la de comunicar.

Ese poder lo ejerció más allá del gobierno. Aunque la actual Presidenta de la Fundación Colosio Veracruz lo niega, por supuesto que presionó a los dueños de los medios de comunicación para que algún reportero “incómodo” fuera retirado de la fuente gubernamental e incluso despedido de su trabajo si no gozaba de las simpatías de la poderosa vocera de Javier Duarte.

Pero además de la “humildad” que la propia Gina Domínguez admitió –en una reciente entrevista a modo que le hizo una reportera que otrora era su más acérrima crítica–, le faltó en su paso por Comunicación Social, hubo otro detalle que omitió mencionar y que constituye uno de sus más dañinos legados: la opacidad en el gasto en materia de difusión y propaganda del gobierno estatal.

Fue durante su gestión que esa información, sin ninguna justificación jurídica, fue declarada reservada. Y así se mantiene hasta la fecha, sin que su sucesor en el cargo, Alberto Silva Ramos –otro especialista en la simulación y la tenebra, pero un total ignorante en materia de comunicación social–, moviera un dedo para modificar el estatus de esa información en particular, que debería ser pública, por tratarse, ni más ni menos, de gastos efectuados con recursos públicos.

Para muestra, un botón. El 10 de julio de 2014, la revista Etcétera, que se especializa en temas de comunicación, medios y periodismo, solicitó el detalle de los gastos de difusión del gobierno de Javier Duarte desde diciembre de 2010 hasta junio de 2014, con el desglose de spots en radio, televisión, portales de Internet, inserciones en prensa y publicidad exterior, tanto en medios locales como nacionales.

El 27 de julio siguiente, el Sistema Infomex notificó a Etcétera una solicitud de prórroga del gobierno veracruzano. Pero para el 14 de agosto, fue enviado el oficio CGCS/UAIP/067/14 , en donde se notifica a Etcétera que con fundamento en lo dispuesto por el artículo 12.1 de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública para el Estado de Veracruz de Ignacio de la Llave, “no es posible entregar la información solicitada por estar clasificada como Reservada, con base en el acuerdo que tiene por objeto clasificar, como de acceso restringido en la modalidad de Reserva, la información relativa a la partida 513636100005, ‹Difusión de Mensajes sobre Programas Gubernamentales› y que obra en poder de la CGCS, con base en el artículo 5.1 de la mencionada ley”.

El 21 de agosto, Etcétera interpuso un recurso de revisión a la negativa del gobierno de Javier Duarte a proporcionar los datos requeridos, a lo que el Sistema Infomex envió una notificación el 29 de septiembre en la que declara improcedente el citado recurso, “por tratarse de información catalogada como reservada”.

Con fecha 29 de octubre, Etcétera, que es dirigida por Marco Levario Turcott, envió una nueva solicitud de información, a sugerencia del Centro de Atención Telefónica del Instituto Federal de Acceso a la Información, misma que hasta el momento sigue sin respuesta.

La opacidad y la falta de transparencia son elementos inseparables de la corrupción, pues la solapan y promueven. Mantener en calidad de reserva el gasto en publicidad gubernamental en los medios, lo que denota es el manejo irregular de esos recursos y los contubernios y “cochupos” que el gobierno estatal mantiene con las plumas y empresas periodísticas “aliadas”, a través de las cuales han pretendido esconder la realidad de Veracruz.

Y por supuesto, nada es gratis en política. De algún lado tenía que salir el dinero para el “holding” de medios que lanzara Domínguez, así como para la candidatura de Silva a la diputación federal por Tuxpan y la que venga después.

 

Email: aureliocontreras@nullgmail.com

Twitter: @yeyocontreras