No atinan en el gobierno federal a definir la estrategia a seguir para aminorar la ola de protestas que provocó la desaparición de 43 normalistas de Ayotzinapa. Primero se había corrido la versión sobre que Peña Nieto iría a Iguala, pero la idea fue desechada y fue a Coyuca de Benítez en donde convocó a”hacer un esfuerzo colectivo para que vayamos hacia adelante y podamos realmente superar este dolor.” Al reconocer que lo acontecido marca un parteaguas a partir del que se construirán mejores instituciones,  anunció un paquete de medidas fiscales y programas de creación de empleos, como para reforzar la sugerencia subliminal del “olvido”, pero no convenció a muchos y tendrá que reintentar la idea con otra propuesta de mayor calado.