Marco Antonio Aguirre Rodríguez
11 de diciembre de 2014

 

Y por fin, la propuesta de gubernatura de dos años llegó, y es así porque Javier Duarte está desesperado, porque el poder se le está yendo: cada vez controla menos y cada vez menos le hacen caso; pero la propuesta está planteada como parte de una reforma política que si fuera aprobada tal como está, sería rechazada de inmediato por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Además, la propuesta es sólo un “petate del muerto”, nada más para espantar, porque la misma trae inconsistencias terribles que muestran que quien hizo esto no sabe de procesos legislativos, o de plano le interesa menos que un comino lo que digan los otros porque tienen el Congreso de Veracruz copado y comprado.

Vaya Julen Rementeria, ese diputado del PAN que hizo berrinche porque Ana Guadalupe Ingram no le dio la palabra, fue el primero en salir a decir que la fracción legislativa de su partido apoya la propuesta. ¿Y cómo diablos le hizo para conocer la propuesta si será entregada a penas a comisiones unidas éste jueves 11 de diciembre?

Julen Rementeria quiere que se apruebe la gubernatura de dos años porque busca ser el candidato del PAN para esa nominación, en caso de que esta se aprobase y ante la esperanza de que los Yunes azules no le entren; pero los Yunes azules están más que puestos para entrarle, sobre todo porque esperan quedarse con la mayoría de las postulaciones que el PAN haga en el estado en el 2015 con la intención plena de ganar, precisamente para reforzar la plataforma desde la cual pelear la gubernatura de Veracruz en el 2016, sea de 2, de 5, o de 6 años.

Pues bien la propuesta, guardada desde hace mucho, porque nunca recibieron el visto bueno que esperaban desde México, la sacaron por sorpresa, para que no diera tiempo de que les dijeran que no (otra vez) y que se quedarán con todo listo.

Erick Lagos, el secretario de Gobierno de Veracruz, dio por la mañana una conferencia de prensa donde anunció que ya había sido entregada la propuesta.

Si el gobierno de Javier Duarte tiene tanta seguridad de que las cosas saldrán como desean, ¿porqué entregar la propuesta a escondidas, sin que nadie se entere? Pues precisamente por eso, para que cuando llegue la llamada diciendo que no, pues simplemente se responda que la iniciativa ya va en tramite.

El senador Héctor Yunes Landa, de los Yunes rojos, simplemente acusó “la porfía de hacer de la Constitución Política Local un traje a la medida” como “un retroceso inadmisible y una aventura peligrosa”, como “la tentativa de asestar un golpe a la democracia para enmascarar la reelección de una facción”, lo cual –por supuesto–implica anteponer la ambición al progreso de Veracruz.

Su declaración fue coincidente con la de Miguel Ángel Yunes, del clan azul de los Yunes, en que una gubernatura de dos años afectará la economía del estado “que ya roza el escenario recesivo” la seguridad ciudadana y la gobernabilidad, dijo.

Conocedor de las formas represivas que tiene el actual gobierno del estado, en su comunicado Héctor Yunes también lanzó una “Posdata”:

“Esperemos que la publicación de esta posición, absolutamente comprometida con un mejor futuro de nuestro estado, renueve la certeza de que la libertad de expresión permea en Veracruz y de que los tiempos de la ley mordaza se han ido para siempre”.

Miguel Ángel Yunes tiene razón en que la propuesta de Javier Duarte –en caso de prosperar– llevará a que el estado viva tres años de elecciones seguidos. Y como los políticos en México viven para la disputa del poder, entonces estos se enfrascarán en la lucha.

Con la propuesta de Javier Duarte los tres años de elecciones seguidas serían así: en el 2015, para diputados federales; en el 2016, la de gobernador de dos años, junto con diputados locales de dos años; y en 2017, la de presidentes municipales ¿de uno o de cuatro años?.

Entre las inconsistencias  graves que tiene la propuesta, se encuentra el proponer la reelección de los diputados locales hasta por 4 periodos, lo cual no es factible de entrada, porque para ello primero tendría que declararse la reelección.

De hecho, para hacer diputados de dos años se tiene que modificar la Constitución local porque esta marca en específico que el cargo dura tres. En fin, lo principal que demuestra que esta propuesta es el “petate del muerto” es la prisa con la que fue introducida.

La iniciativa se aventó como una forma de presión, porque en lo inmediato, para las elecciones federales del 2015, el Comité Ejecutivo Nacional del PRI parece no querer dejarle nada a los duartistas; vaya, la resistencia es tan fuerte que incluso existen dudas de que dejen llegar a Alberto Silva y a Erick Lagos a las postulaciones, aún cuando son las cartas fuertes de esta corriente para el 2015.

Por lo pronto si la propuesta sigue su camino, será turnada este jueves 11 de diciembre a las comisiones unidas de

  1. Justicia y Puntos Constitucionales, y
  2. Organización Política y Procesos electorales,

presididas respectivamente por Ciro Gonzalo Félix Porras, y Gladys Merlín Castro, los dos priistas, así que harán lo que se les diga, pero además sin contratiempo, porque en la primera comisión están la panista Ana Cristina Ledezma López y el priista Juan Manuel Velázquez Yunes, mientras que en la segunda se integran el panista Víctor Román Jiménez Rodríguez y el priista Octavio Pérez Garay.

Puro diputado apegado al gobierno de Duarte

Entonces ¿quién podrá oponerse?.

Si por Javier Duarte fuera su propuesta estaría aprobada desde hace rato, sobre todo teniendo al Congreso a su favor.

Pero no lo han dejado desde el centro.

Así pues el “petate del muerto” ya fue presentado.

Ahora quienes lo mostraron esperaran los efectos que cause.

 

LA POBREZA DE ELIZABETH

 

Elizabeth Morales desde su cargo de presidenta del PRI estatal mantiene la esperanza de ser candidata a diputada federal el próximo año y para ello está entregando cosas.

El 9 de diciembre su Coordinación de Prensa envío un boletín donde mencionaba que ante la petición de ayuda de Blanca Padilla para solventar los altos costos que tiene el tratamiento contra el cáncer que le hacen a su madre le entregó “varios paquetes de pañales”, tres son los que muestra la foto que lo acompaña.

“Sé que quizá es poco lo que les brindo”, apunta el boletín como palabras de Elizabeth Morales.

Pues bien, el costo de cada una de las bolsas de pañales, pagadas por el PRI estatal, es de menos de 100 pesos. El apoyo de Elizabeth Morales ante una enfermedad que (como dice el mismo boletín) “los gastos del tratamiento son fuertes”, lo entregado por Elizabeth Morales, si es poco… muy poco

Ese es el tamaño de su interés por la ciudadanía.

Su argumento, dicho en corto y a sus cercanos, es que el gobierno del estado no les entrega apoyos como se hacía antes y que ahora sólo deben vivir con las prerrogativas estatales.