Por Raymundo León
26 de diciembre de 2014 

Algo debe hacer el alcalde Américo Zúñiga Martínez para evitar que quienes integran su equipo de trabajo sigan entendiendo mal su función. Lo debe hacer de forma urgente, y llamar la atención de todos para que eviten realizar acciones que violan la normatividad y que conllevan la falta de respeto e incluso el uso de la violencia hacia otras autoridades y ciudadanos.

Al dejar hacer, el alcalde envía una mala señal a sus colaboradores, quienes sin lugar a dudas, deben creer que la administración pública es vía libre para hacer lo que quieran. El alcalde ha dejado pasar varias situaciones y con ello sus colaboradores deben creer que su conducta es la correcta; si la primera autoridad del municipio nada hace contra sus infracciones ¿por qué habrían que rendir cuentas a los ciudadanos?

Casi para cumplirse un año de la administración municipal, los colaboradores de Américo Zúñiga Martínez deben saber con precisión qué es lo que se debe y no se debe hacer, puesto que los ojos de todos los habitantes del municipio están sobre ellos. Pero no lo saben, o lo saben y no les importa violar la normatividad.

En un año, uno de los integrantes del equipo de Américo Zúñiga se fue a un mundial de futbol sin cumplir los requisitos para ello; otra estaciona su vehículo sobre la banqueta con ínfulas de “yo aquí hago lo que quiero”; otra más circula en sentido contrario haciendo caso omiso de las llamadas de atención de una agente de tránsito; otro más, sin mediar razón alguna, golpea a un agente de tránsito que trataba de hacer bien su trabajo. ¿Qué más hay que esperar?

Vicente Alarcón, Zazil Reyes, Diana Santiago y Octavio Vázquez Ramírez no han beneficiado la figura y la autoridad del alcalde y en cambio sí las han puesto en entredicho. De los cuatro mencionados, uno ha sido separado del cargo y otro se encuentra detenido, pero ello no abona mucho a lo que debe hacer el alcalde porque en tanto no haya fuertes llamadas de atención, sanciones o separación de los cargos habrá otros del equipo cercano del edil que tarde o temprano harán de las suyas sin temor a consecuencias.

No envía una buena señal el alcalde a los ciudadanos, que en todos los casos han esperado una respuesta enérgica sin que hasta ahora la haya.

Nadie puede deshacerse de su propia sombra. Américo Zúñiga, alcalde de Xalapa tiene dos opciones: 1.- Ejercer su autoridad y sancionar ejemplarmente a quienes violen la normatividad, o 2.- Resignarse a ver cómo sus colaboradores le pisan la sombra una y otra vez.

 

Donadores de sangre

 

Para este jueves y viernes, Walter Ramírez Aguilar, director de Noticias Desde Veracruz, requiere de seis donadores de sangre para poder ser intervenido quirúrgicamente. Quienes decidan apoyar donando sangre, deberán presentarse en ayunas en el sanatorio San Francisco, ubicado en la calle 5 de Febrero desde las 7 de la mañana.

Hasta donde se sabe, el estado de salud del comunicador es estable una vez que han sido superadas las primeras horas del accidente que sufrió.

Hay que hacer una precisión. En una entrega anterior se asentó: “Hasta donde se sabe, el director del portal electrónico Noticias Desde Veracruz fue traslado al Hospital Civil Dr. Luis F. Nachón en donde el personal médico lo dejó literalmente abandonado por más de dos horas en el pasillo del área de observación de adultos sin brindarle ningún tipo de apoyo”.

Con relación a ese comentario, José Luis Couttolenc Soto, enlace de Comunicación Social de la Secretaría de Salud, refirió que “enterado del incidente, y por la amistad que me une con Walter, solicité información al referido hospital, en donde se nos dijo que efectivamente a las 17:45 horas del pasado sábado 20 del mes en curso Walter Ramírez fue ingresado al área de urgencias en donde fue atendido por el personal médico que en ese momento se encontraba ahí, que de inmediato solicitó se le practicaran los estudios pertinentes, así como radiografías, que arrojaron la existencia de fractura de fémur y clavícula”.

Después de realizar algunos estudios, informa Couttolenc Soto, los médicos determinaron que en ese momento no era conveniente la intervención y “en ningún momento se le dejó de atender médicamente, hasta donde era posible”.

Hay que decir que por la urgencia del caso, los datos que se manejaron, tal vez imprecisos y de escasa claridad, acreditaron al personal médico del Hospital Civil Dr. Luis F. Nachón, una desatención que, ahora se sabe, no ocurrió y que en cambio atendieron en todo lo que les fue posible a Walter Ramírez.  

Contacto: 

e-mail: desdelaesquina@nullhotmail.com