Cada año que pasa se le ha venido complicando encontrar sede a los organizadores del concurso Miss Universo, se habla de problemas de dinero, pero bien pudiera ser otra la causa, por ejemplo que para ver mujeres esculturales ya no es necesario esperar que las concursantes desfilen en trajes de baño pues todos los días aparece en los periódicos o en las redes sociales fotografías de féminas bien formadas exhibiéndose casi como Dios las trajo al mundo. Uno de los requisitos para ser sede consiste en garantizar una buena millonada en dólares, que no son fáciles de conseguir en medio de la crisis mundial en que se vive; por ejemplo, en 2005 Quintan Roo no quiso pagar los 5 millones de dólares que exigían para que se presentara en Cancun, sin embargo en 2007 Chiapas y el DF sí pagaron la elevada cuota, que completaron con la paga de televisa por la exclusiva, pero el evento cada vez tiene menor teleauditorio. Quien lo dijera.