Por Mario Javier Sánchez de la Torre
15 de diciembre de 2014

 

¿A quién beneficia la gubernatura de dos años? A la población veracruzana y a la entidad federativa como tal, no. Desde la primera vez que la actual administración estatal hizo del conocimiento público la intención de reformar la Constitución del Estado para que el periodo de gobierno de la siguiente administración estatal fuera de dos y no de seis años, como es normalmente, la opinión no solamente de la mayor parte de los actores políticos de esta entidad fue en contra, sino también la de los demás sectores que integran la sociedad veracruzana.

El pretexto que alude la mediocre administración estatal, es que la Reforma Política-Electoral, a través de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales (LEGIPE), que sustituyó al derogado Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (COFIPE), ordena que los gobiernos estatales deberán homologar al menos una de sus elecciones con una de la federación, sin indicar, cual deberá ser en forma obligatoria. Por lo que cada administración estatal deberá escoger la que más convenga a los intereses de cada Estado, siempre y cuando se tenga en cuenta el buscar el máximo ahorro posible desde el punto de vista económico, y el no saturar a la población con información sobre los procesos electorales.

En aquella ocasión, hace aproximadamente seis meses, la negativa fue tan contundente que de inmediato se sacó de la agenda el tema y se puso en stand bay, esperando momentos más convenientes y oportunos para volver insistir sobre esta errónea idea; pero como los errores son una de las características de ésta administración, así como también porque el tiempo electoral ya no permite que se le dé más tiempo a la brutal ideota, la semana pasada el Ejecutivo del Estado envió a la LXIII Legislatura de esta entidad, la iniciativa de Reforma Política-Electoral, que plantea quince modificaciones, entre las que están que el próximo gobernador del Estado y los diputados locales, estén en sus cargos por solamente dos años.

El anuncio de inmediato, en un acto de total congruencia, levantó la voz de los políticos veracruzanos con mayores posibilidades de aspirar a la gubernatura del Estado, y dieron a conocer sus puntos de vista. El senador Héctor Yunes Landa del Partido Revolucionario Institucional, manifestó: “La porfía de hacer de la Constitución Política Local un traje a la medida constituye un retroceso inadmisible y una aventura peligrosa. La tentativa de asestar un golpe a la democracia para enmascarar la reelección de una facción implica anteponer la ambición al progreso de Veracruz”.

Por lo que toca al también senador José Yunes Zorrilla, también del partido tricolor, dijo: “inoportuna, inconsecuente y lesiva para las finanzas del Estado la posibilidad de una gubernatura de dos años en este contexto económico y político. La posición es exactamente la misma que hemos venido diciendo, los mismos argumentos que hace seis meses”.

En cuanto al panista Miguel Ángel Yunes Linares, sus expresiones fueron: Duarte causará un grave daño a los veracruzanos, si se aprueba su iniciativa para elegir Gobernador y diputados locales sólo por dos años. No busca el bien de Veracruz, sino perpetuar en el poder a la pandilla que nos gobierna desde hace 10 años para seguir encubriendo sus actividades delictivas.

Tres puntos de vista, de tres experimentados políticos veracruzanos, que aunque tratan de lograr una posición anhelada en forma personal, no dejan de tener razón en lo que indican. Pues el sexenio anterior lo único que le dejo a Veracruz y sus habitantes fueron deudas y el actual: nada, solamente deudas más grandes. Y una camada de nuevos ricos inexplicablemente: ricos.

Por lo que regresando a la pregunta de inicio ¿A quién beneficia la gubernatura de dos años? La respuesta después de conocer los logros del sexenio anterior y del actual, la pregunta se responde sola. Hasta el miércoles.

Contacto: noti-sigloxxi@nullhotmail.com