Una más. Ya casi nadie lo recuerda, a pesar de haberse producido apenas dos años antes. ¿Nadie recuerda en verdad aquel programa de reemplacamiento de placas con “chips” que unos arcos estratégicamente ubicados por toda la entidad impedirían el robo de vehículos? Se hizo toda una faramalla, llevamos nuestro vehículo al museo sitio en la avenida Murillo Vidal en donde se pasaba por un arco después de colocada la placa nueva. ¿Qué fue de aquel programa? Mera ocurrencia. Ahora, la Dirección de Autotransporte inventó un Registro Estatal de Conductores del Transporte para “garantizar a los concesionarios y usuarios las mayores garantía de seguridad”. Una vacilada más.