Quizá algunos se alegren de que el Teletón 2014 no haya sido lo exitoso que se deseaba, al tener que prorrogar una hora más para alcanzar la meta establecida y así continuar su labor de construir y operar centros de atención a discapacitados y a niños con cáncer que hace televisa “con dinero ajeno”. No dejan de tener razón quienes alegan que esa es una función que debería hacerla el Estado, pero no la hace. Bastaría con asistir al Instituto de Cancerología de Querétaro en donde se atienden y salvan niños de clase menesterosa enfermos de cáncer para justificar esa labor, esa es una institución de primera, con personal calificado, con equipo de tecnología de punta, sin las trabas burocráticas y limitaciones presupuestales que todos conocemos. Si, por supuesto, eso es tarea del Estado, pero si este se muestra omiso ¿no es mejor que alguien complete la tarea?