Sucedió lo que se esperaba, el ayuntamiento de Boca del Río ha decidido apartarse de la administración del Sistema de Agua y Saneamiento Metropolitano para “mejorar el servicio” a los boqueños, ese proceso llevará 18 meses, según informa la dirección del SASM. Con esta decisión de Boca del Río se deja el camino libre para el borrón y cuenta nueva respecto de las travesuras de administraciones pasadas, que ahora asumen los ayuntamientos de Veracruz y Medellín. También se abre la posibilidad de privatizar la administración del Sistema, tomando como pretexto la “crisis financiera” de un organismo que bien administrado es lucrativo, no por nada abundan quienes van a entrar a las licitaciones. (Dato histórico: allá por 1995, en la ciudad de Aguascalientes se vivía una terrible escasez de agua para casas habitación, la administración municipal no podía con el paquete y se decidió privatizar la administración del agua; el estado era gobernado por el PRI, que recibía la enorme presión de la inconformidad de la gente; con la medida de pronto hubo agua suficiente. Resultado: el PAN ganó la elección en la capital y después el gobierno del estado).