Con motivo de la aprobación por el Congreso local de la iniciativa del gobernador en la que propone un gobierno de dos años para homologar la elección estatal con la federal, de inmediato hubo reacciones en contrario al interior de la sociedad y por parte de actores políticos relevantes entre ellos dos senadores, uno del PAN y otro del PRI, ambos de apellido Yunes. Dice Fernando Yunes, del PAN: “Con tintes claros de autoritarismo, el Gobernador y sus fieles serviles, asestaron un golpe a la democracia. La iniciativa se presentó apenas hace 8 días, y sin discusión, sin análisis, sin impacto presupuestario o social, sin consultarlo con la sociedad civil, con organizaciones no gubernamentales o con las cámaras empresariales, decidieron aprobarla”… “Con esta reforma, Veracruz tendrá ahora sí, una agitación social y política por los próximos 8 años.  La reforma aprobada bien podría considerarse “El proyecto por la impunidad… A partir del 2016, Veracruz tendrá por fin un gobierno eficiente, honesto, transparente, y dispuesto a comenzar una nueva historia para nuestro estado”.

Por su lado, el senador priista Héctor Yunes Landa asegura que “La primera estocada a la democracia está dada… Tan no existen beneficios para los veracruzanos, pero sí para un grupo, que no explicaron  a detalle, ni dieron argumento sólido alguno sobre esta decisión. Esta reforma despierta sospecha y hiede a inmoral”… “Lo apresurado denota que toman por asalto la opinión de los veracruzanos, quienes evidentemente no fueron tomados en cuenta. Nos dieron nuestro “navidazo”, esperemos no se convierta en otro error de diciembre.”… “lo hemos dicho y lo sostengo, no es posible implementar proyectos de gran calado en dos años y se va a disminuir la capacidad de emprender el saneamiento financiero”. Lo dicho, estamos en plena transformación, si bien hay sumisión por un lado, por otro hay signos alentadores propios de una transición.