Quien no la tiene fácil en su ya de por sí delicada tarea de sacar adelante al sector salud, es el doctor Benítez Obeso, de bien ganada fama de hombre honrado y destacado profesionista. Pero difícilmente podrá rendir buenas cuentas cuando no tiene las riendas de esa Secretaría al cien por ciento debido a que la parte administrativa camina de manera autónoma, con mandos que difícilmente le acercarán la información necesaria y conveniente para la toma de decisiones. Para nadie es un secreto que los mandos administrativos de la Secretaría de Salud, bien conocidos porque a su paso por esos rumbos en años pasados dejaron oliendo azufre, se manejan al margen de los designios del secretario del ramo, quien debe estar atento porque finalmente en la entrega recepción el responsable es el titular y porque lo importante es servir con eficiencia a la población más menesterosa de Veracruz. Ojala así sea.