Alumnos de la Escuela Normal Veracruzana y de la Unidad de Humanidades marcharon la tarde de ayer para manifestar su solidaridad con el movimiento de apoyo a los 43 alumnos de la normal de Ayotzinapa. Pero en la de ayer, aparte de la justificada protesta, se volvieron a producir actos de violencia: grafitearon las paredes del edificio en donde trabaja el INE, dañaron las instalaciones del Diario de Xalapa, igual hicieron en el edificio que ocupa Seguridad Pública y en Palacio de Gobierno. Estos hechos demeritan al movimiento y es obvio que los infiltrados cometen violencia precisamente para desacreditar las protestas, no estaría por demás desenmascarar a quienes cometen esos atropellos, que nada tienen que ver con los motivos de solidarizarse con los desaparecidos y sus familiares y las exigencias de justicia al gobierno federal.