El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos traerá sin duda repercusiones en la zona internacional, ya desde el enfoque petrolero ya en el turístico, entre otros sectores de no menor importancia. Para aquellos que aún no han viajado a Cuba, bueno será que lo vayan haciendo en cuanto tengan oportunidad pues se convertirá en un serio competidor turístico en la zona del caribe. Cancún sería uno de los sitios que tendrán efectos directos porque un gran porcentaje de su turismo proviene de los Estados Unidos, nada menos que dos millones de turistas al año. En transporte marítimo Cozumel recibe cinco millones de estadounidenses al año, un detalle que se verá alterado por la entrada de Cuba al mercado turístico estadounidense. No es para alarmarse por supuesto porque el sector hotelero de la Rivera Maya cuenta con una extraordinaria experiencia y es altamente competitivo, sólo se apunta como un fenómeno que podría ocurrir en vistas al desbloqueo económico a la Isla.