Hace diez años, el 5 de diciembre de 2004, murió asesinado Enrique Salinas de Gortari, hermano del ex presidente de México, Carlos Salinas de Gortari, hasta ahora nada se sabe quiénes son los autores del homicidio, a pesar que en sus principios el Procurador de Justicia del Estado de México, el hoy secretario del trabajo del gobierno federal, Alfonso Navarrete Prida, declaró que sus pesquisas llevaban a “una gran sacudida al escenario nacional”, según reportaje de Abel Barajas en Reforma. “Según la necropsia, murió de “asfixia por sofocación por obstrucción de las vías respiratorias altas”. En agosto de 2005 la averiguación previa fue turnada a la PGR y hasta allí quedó el asunto. Hubo policías detenidos, funcionarios indiciados, pero al final nada se ha aclarado, un crimen impune como tantos otros que hay en México, ya ni porque se trataba de un hermano del todopoderoso ex presidente.