Ayer el gobernador puso como referencia que en Puebla también se legisló para un gobierno de dos años, en un gobierno de origen panista, y nadie se expresó en contra. Ahora el Delegado de Gobernación en el Estado, Alberto Amador Leal, afirma que la federación es respetuosa de las medidas que se toman en las entidades federativas como en el caso de la iniciativa del gobernador veracruzano para un gobierno de dos años. Aunque desliza la idea de que ya falta un año y medio para los comicios; en Puebla, en cambio, la reforma tiene una anticipación de cuatro años para cuando se de la elección y el plazo luego entonces no es perentorio. “El problema es que pondere el Congreso del Estado una reforma políticamente pertinente, es decir, que no deje la impresión que al minuto 40 se cambian las reglas del juego, lo que altera desde luego los estados de ánimo de los jugadores, en este caso de los espectadores que están observando una competencia política profesional, como es la que será en el 2016″, dice en alcalorpolitico.com. La reforma, dice, debe tener pertinencia legal, que por supuesto la tiene; pero debe tener también “pertinencia política”. ¿La tiene?