Eso de “renuncia no licencia” que expresó el gobernador respecto de “sus” funcionarios que no platican sino que acuerdan con él, no deja lugar a dudas de un valor entendido con sus colaboradores; el propio titular del ejecutivo ha expresado en ocasiones anteriores que “impulsará” la carrera de quienes desean seguir adelante. En todo corrillo político se sabe quiénes son los servidores públicos al servicio del gobierno estatal que aspiran candidatearse para diputados federales ya que forman parte de un “proyecto” político diseñado hace algunos años, que por cierto se ha venido desdibujando por la falta de empuje de quienes integran ese diseño futurista. Ya faltan días para saber quiénes son los que se van a cumplir el sueño prediseñado y querrán entrarle al juego sucesorio.