El PRI, si bien no detiene el reloj de la historia al menos lo retrasa. Han sido muchos años en el disfrute del poder que el PRI ha monopolizado en México, se entiende entonces que cualquier intento de reforma o modificación de leyes, conductas políticas etc., lo afectan, a pesar de ser una institución que sabe ajustarse a los cambios, siempre que estos sean a su favor. Por esta razón se opuso a todo tipo de reformas que iniciaron los gobiernos panistas, son las mismas que ahora impulsó Peña Nieto y fueron aprobadas por la mayoría priista manipulando la suma de las bancadas del PRD y del mismo PAN a través del ya fenecido Pacto por México. No extraña por eso que ahora, junto con su socio, el Verde Ecologista, armen una iniciativa para prohibir la creación de nuevas bancadas en el Congreso después de iniciada una Legislatura. Lleva dedicatoria porque intenta frenar la integración de la bancada que MORENA está impulsando en la Cámara de Diputados. Según es para evitar el “transfuguismo legislativo” pero, obviamente lleva dedicatoria al “Pejismo”.