Por Silvia Núñez Hernández

10 de diciembre del 2014

 

 

Afortunadamente el día de ayer culminó la Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado realizada en Veracruz. El evento causó más problemas que soluciones y desafortunadamente para Enrique Peña Nieto y Javier Duarte de Ochoa, los presidentes de otros países no son ni ciegos ni sordos, por lo tanto tuvieron la oportunidad de constatar de buena mano sobre la hostilidad ejercida por su parte hacia la ciudadanía.

Sin la posibilidad de presenciar los acuerdos a los que los mandatarios llegarían en tan “importante” foro internacional, los veracruzanos no pudieron ni acercarse a 20 cuadras a la redonda ni con automóvil ni a pie, luego del uso excesivo y controlado ejecutado tanto por el Estado Mayor presidencial como de la gente del ejecutivo estatal, Javier Duarte de Ochoa.

Y usted no me dejará mentir, amable lector, cuando fue víctima de la arbitrariedad de parte de quienes resguardaban celosamente los pocos accesos existentes. Vallas y más vallas instaladas a todo lo largo ancho de las calles, con cortes instalados de manera indiscriminada, provocando un caos vial sin precedentes. Este fue el escenario obligado por dos largos días para los veracruzanos.

El viacrucis que tuvo que padecer la población económicamente activa, la cual por su “mala pata” de tener sus centros de trabajo en las inmediaciones donde se llevaría a cabo algún evento de dicha cumbre, padeció arbitrariedades de parte de dichos “retenes” humanos. En las calles podíamos ver a personas de la tercera edad caminando a paso lento hasta por más de 15 cuadras para poder llegar a su destino. Fue una literal grosería de quienes se sienten dueños de Veracruz y no permiten el libre tránsito de la población.

Cuando un contingente o manifestación hacen uso de las avenidas o calles e impide el tránsito vehicular –al menos aquí en Veracruz es el discurso estéril de parte de la autoridad que utilizan para desacreditarlas– no ha reparado Javier Duarte de Ochoa y sus enquistados en reprocharles en sus diversas declaraciones a la prensa controlada. Acusan a los quejosos de ejercer una indebida utilización de las calles, avenidas o carreteras aludiendo a que perjudican a terceros.

 

¿Se puso a pensar Javier Duarte a cuantos “terceros” perjudicó con esta medida tan absurda de sitiar todo el centro histórico de Veracruz y arterias tan importantes como el bulevar Adolfo Ruiz Cortines?

 Vivimos en un estado en donde un grupillo de políticos se cree dueño de nuestro derecho a transitar. ¿A qué le tienen tanto miedo? Si realizaran adecuadamente su labor como servidores públicos, el pueblo no estuviera tan enardecido en su contra.

 ¿Qué es lo que revisaban quienes estaban encargados de la “seguridad” de los Jefes de Estado? Absurdo, pero cierto, el personal encargado de llevar tan “importante” tarea, tenían la orden expresa de buscar en las bolsas de las mujeres, en el cuerpo tanto de féminas como de hombres –pues hasta las hacían subirse las blusas o camisas– que intentaban ingresar al área controlada, les buscaban que no llevaran cartulinas con consignas en contra de Enrique Peña Nieto. El problema es que la animadversión que la población siente en contra del ejecutivo federal es un secreto nomás para él, pues el grito desesperado de la nación ya hizo eco a nivel internacional. 

El colmo para ellos fue que los mandatarios que asistieron a la Cumbre Iberoamericana tuvieron la precisión de referirse en todo momento a la situación que mantiene herido a México. Hablaron de los 43 normalistas de la localidad de Ayotzinapan desaparecidos, de la utilidad de ejercer con ética y responsabilidad el estado de derecho y respetar la democracia en el país. 

En el caso del mandatario de Ecuador, Rafael Correa, en entrevista exclusiva a agencia EFE, expresó que la Cumbre Iberoamericana se encuentra en este momento a prueba. Qué su permanencia para continuar llevándola a cabo, dependerá de la eficacia de los resultados que se logren y de los frutos que se realicen como resultado de este importante foro. Criticó el evento realizado en Veracruz, pues para su acepción no rindió avances y los pocos que hubo, fueron muy pobres. 

El mandatario ecuatoriano le declaró a EFE, que existen demasiadas cumbres y derivado de ello, se corre el riesgo de que “nuestros pueblos se cansen de que estemos siempre en cumbres y ellos continúen en el abismo”. 

¡Exacto! Es lo que sucede con los mexicanos, donde sus gobernantes luchan encarnizadamente por oprimirlos por el ferviente deseo de mantenerse en el poder y continuar enriqueciéndose. Tenerlos en la marginación en todos los sentidos –social, educativa, de salud– y que no rezonguen ni que se sepan defender.

Como lo apunté en anteriores líneas, gentil lector, quienes visitaron dicha Cumbre Iberoamericana –los mandatarios de los 15 países que decidieron participar– difícilmente pudieron ignorar la situación en Veracruz. Con tan sólo ver sus calles –porque aunque impidieran pasarlos por las arterias “jodidas” y los movieran en lo “mejorcito” – no pudieron evitar que miraran la decadencia en obra pública en la conurbación y el estado. La información que emanó de la prensa nacional e internacional sobre como sitiaron la ciudad borrando de la faz de la tierra a la ciudadanía, es algo que no pueden evitar que salga a la luz. 

En fin, lo único que podemos observar es que se autoengañan. No se puede tapar “el sol con un dedo”. Por favor ya salgan de su mediocridad política.

Ahora otra cosa, fue muy gracioso ver al gobernador del estado, Javier Duarte la forma como se siente “menos” al compararse con personalidades como el Rey Felipe de España. Su lenguaje corporal en verdad habla por sí sólo.

En la foto dónde aparece Javier Duarte junto al Rey Felipe, con una “risilla” nerviosa y mirándolo tímidamente de reojo, refleja sentirse reducido a cero. Pareciera que le estuviera moviendo la “colita” para que le palmeara la cabeza como muestra de cariño. En fin, así son los prepotentes; se sienten grandes con los campesinos, con los indígenas, con las personas marginadas; pero se empequeñecen ante “personalidades” como las que visitaron la conurbación Veracruz-Boca del Río para participar en la Cumbre Iberoamericana.

 

Sr. Fernández, da pena ajena

 

El día de ayer, le realicé una entrevista al presidente de la Asociación Justicia y Conciencia Ciudadana A.C, José Filemón Robles Rodríguez en la parroquia de los 203 años propiedad de Ángel Fernández. Innumerables ocasiones he visitado tal lugar a realizar entrevistas a diferentes personajes, donde siempre se les toma la foto para acompañar la información que será publicada en AGN Veracruz. 

En esta ocasión no fue la excepción. Cuando estábamos en la toma de las fotografías en donde Don File –como le decimos a este representante de la asociación civil– portaba una camiseta con una leyenda en la parte frontal “Ayotzinapa México 43” con una imagen de un ser humano asesinado y además posó con unas pequeñas cartulinas en las cuáles decía:

 “¡¡Viva José Mujica!! Mueran los malos gobiernos, asesinos y represores”

 Casi de manera inmediata, un mesero de dicha empresa fue a decirnos que dentro del café no se podían tomar fotografías. Era evidente que intentaba evitar que las camisetas en contra de Peña Nieto no fueran vistas por parte de los comensales. Lo ignoramos categóricamente y continuamos con la tarea de las fotografías. Cuando terminamos volvimos a tomar nuestros lugares en donde nos esperaban nuestros cafés.

Segundos después, se acercó otro mesero regordete, muy gracioso por cierto, poniendo cara de “soy un ignorante” –al final me di cuenta que no era actuación, era su cruda realidad– y pretendiendo demostrarle al resto de sus compañeros que Filemón y su gente no sabrían responder sobre la situación vivida en Ayotzinapa, dijo con voz de niño llorón y media chillona: 

“¿Por qué se manifestaron los estudiantes normalistas? ¿Ustedes saben? Es que les pregunto, porque yo no sé la causa”. Todos nos burlamos de su ignorante circunstancia y hasta le aconsejamos que debiera de aprovechar su tiempo para ilustrarse y de manera inmediata aventó su veneno: “Es que les pregunto porque todos los medios de comunicación son unos vendidos”. Su débil y patética acepción me permitió entender que realmente era un ignorante y vendido además. Alegar con alguien tan “imbécil” en verdad es caer a su terreno y no puedo bajarme a ese nivel.

Filemón le respondió a detalle la situación de los jóvenes normalistas y la forma como fueron asesinados por órdenes del ex alcalde de Iguala y su narcotraficante esposa. Y luego le puntualizó que él sabía toda esa información pues era un hombre de “mundo” pues descendía de la “realeza”, proveniente de la hermana República de “La Pochota”.

Mal actitud del personal de Ángel Fernández, pues no dudamos en lo más mínimo que quien ordena ese tipo de bajezas, sea él. Señor Fernández tan aplaudidora que fui con usted cuando tuvo la amabilidad de enviarle desayuno a la señora María Josefina Gamboa Torales cuando esta se encontraba en el “penalito”. 

Ahora como borra de mi mente tan mala estrategia de intentar mancillar la libertad que tienen sus clientes a expresarse. Con la pena, pero que falta de tacto. Sabemos de sus tendencias priístas, pero eso no le da ningún derecho a intentar ejecutar acciones retrógradas de parte de su personal. Mientras no se infrinja en un delito señor Fernández, las veces que sean necesarias continuaré haciendo mi trabajo dentro de su café, que le recuerdo que al brindar ese tipo de servicio, lo hace público.

 En fin, desafortunadamente para usted, el detalle del café es la única acción loable que le he visto. Tengo muchos años de conocerle –desde que ambos éramos unos jóvenes– y soy testigo que su ética no es algo que le hayan cultivado sus padres. En fin, cada quien, pero considero debe de ser más respetuoso con su clientela. No por observar que las personas son de bajos recursos intente humillarlos.

 

Contacto:

 

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

 

Twitter

@AGNVeracruz

Facebook

AGNVeracruz

 

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido