Aunque el perfil de quien debe cumplir no parece muy confiable ayer se llegaron a acuerdos con los ejidatarios de Tatahuicapan, que ojala se cumplan por parte del gobierno para que no ocurra el largo estiaje en que se mantuvo a la población de tres grandes ciudades sureñas. Entre los acuerdos está que el ayuntamiento de Coatzacoalcos debe aportar mensualmente dos millones de pesos que serán manejados por un Consejo de pobladores de la Sierra; se construirá un hospital para la región serrana al que dotarán de ambulancias el Gobierno del Estado, de Coatzacoalcos, Minatitlán y Cosoleacaque, debe estar bien equipado y con personal médico. A cambio se dará agua por año y medio mientras se buscan abastecimientos alternos. El flujo de agua se reduce al 40%; en adelante el comisariado ejidal queda fuera de toda negociación. Es un mal arreglo pero configura un paliativo mientras se resuelve lo que en definitiva se hará con respecto del agua.