Persiste en la intención de habitantes de Tatahuicapan suspender el suministro de agua proveniente de la presa Yurubia ubicada en ese municipio, a las poblaciones de Minatitlán, Cosoleacaque y Coatzacoalcos, que sienten sobre ellos esa amenaza desde hace algunos años, y ahora con mayor razón porque amenazan con destruir la presa el próximo cuatro de diciembre. “El agua ya no va a ir a ninguna parte, a Coatzacoalcos ya no, porque estaba como negocio. Esa agua la venden y aquí sólo queremos para lavar, para mi maíz, mi frijol, arrocito no como en Coatzacoalcos que venden el agua”…dice una vecina de aquel lugar. La seriedad del asunto obliga a pensar que el gobierno ya está negociando con los inconformes pues el tema tiene a la población de las tres ciudades en permanente estrés, ya bastante acentuado por la inseguridad que padecen en la región sur del estado.