Una auténtica misión con victoria pírrica resultó el desalojo del palacio de gobierno de Apatzingan en el que hubo un muerto y 44 detenidos; después se dio un enfrentamiento entre miembros del ejército y malhechores con resultado de ocho muertos. Pero el Comisionado Alfredo Castillo asegura que son “eventos focalizados y no una cuestión de seguridad pública”. Enfatiza que si no hubiera cambios “no tendríamos el cuatro mayor crecimiento económico al país, no tendríamos la disminución de secuestro que llegó a haber de 23 al mes para tener 13 en el último semestre, no tendríamos una unidad antisecuestro”. Lo único previsible es que en el centro del país ya deben estar pensando en finiquitar la figura de Comisionado del gobierno federal y encomendar a todos los santos la captura de La Tuta.