Bravo

La capital de Veracruz vive un viernes caótico provocado por decenas de trabajadores del Gobierno del Estado que, en por lo menos cuatro puntos de la ciudad, tomaron las calles y paralizaron el tráfico en protesta porque este viernes no les fueron depositadas sus quincenas.

A media mañana, los automovilistas y el transporte público se vieron trastornados en el oriente de la ciudad, cuando trabajadores de la Secretaría de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) tomaron la avenida Lázaro Cárdenas en demanda de que les pagaran su bono y quincena. El tránsito vehicular se vio interrumpido en la carretera federal, lo mismo que en la entrada y salida de la avenida Araucarias, donde a pesar de que era intermitente el corte, la gran cantidad de vehículos que circula por esa zona hizo que en minutos cientos de automovilistas se quedaran varados.

La situación se agravó cuando empleados de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) también salieron a protestar y cerraron la vialidad en la carretera federal, a la altura del Hotel Fiesta Inn y cerraron uno de los carriles.

En el centro, en Bravo, Morelos, Cayetano Rodríguez Beltrán y toda la zona de influencia, la interrupción corrió a cargo de empleados de la Dirección de Prevención y Reinserción Social, inconformes por el pago de su quincena, mientras que en otra de las grandes avenidas de la ciudad, Ávila Camacho, los trabajadores de la Secretaría del Trabajo, Previsión Social y Productividad se apoderaron de la rúa impidiendo el paso.

La Secretaría de Finanzas y Planeación, por su parte, informó que correspondía a los bancos realizar los pagos porque el dinero ya fue depositado.

Bravo 2