Declara el alcalde de Medellín de Bravo, Omar Cruz Reyes, que los policías llamados por la PGJ para declarar sobre el caso del periodista Moisés Sánchez se los presentó la Secretaría de Seguridad Pública como policías acreditados y que él no tiene nada que ver en este asunto porque no guarda nexos con el crimen organizado. El tema de los policías acreditados es asunto que tiene bien diagnosticado el Sistema Nacional de Seguridad Pública como un auténtico y costosos fracaso, porque en Estados que ya tienen policía certificada, como Guerrero y muchos más, existen pruebas de la ineficiente y muy costosa acreditación de los elementos policiales.