Al destapar los seccionales del PRI a Ana Ingram como “la persona idónea” para candidata a diputada federal por el XII Distrito con cabecera en la ciudad de Veracruz, la actual diputada local se enfila a ejercitarse en el chapulinismo político al brincar de una posición política a otra, que logre convencer a su favor a los electores es otra cosa; es más, parece que ella misma no está muy convencida de ese intento por la dificultad que representa ser candidata de un partido que no las tiene todas consigo. Ya habrá oportunidad de observar el comportamiento electoral de la ciudadanía del puerto jarocho, porque también depende de los candidatos opositores que quizá avizoren en la señora Ingram una candidata con escasa capacidad de convocatoria.