1-Ex-alcaldes
Por Marco Antonio Aguirre Rodríguez
Columna Místicos y Terrenales
  • Endeudar municipios y seguir en el poder

  • Xalapa, disminuir deuda

  • Para gobernador: un candidato honrado

La deuda pública de los ayuntamientos de Veracruz ha crecido sustancialmente en tan sólo dos años, empujada por dos razones principales:

  1. El desorden administrativo del gobierno del estado de Veracruz, que ha retenido las participaciones a los ayuntamientos de la entidad, e incluso la no entrega de las mismas.
  2. La voracidad de los alcaldes. Los tres municipios con mayor deuda fueron gobernados por hoy aspirantes a ser diputados federales.

 Según la última evaluación conocida de la deuda de los municipios de Veracruz, correspondiente al 30 de septiembre de 2014, los cuatro municipios con mayor deuda en la entidad corresponden a gobiernos que además son de los favoritos de Javier Duarte:

Coatzacoalcos, con 564.3 millones de pesos

Tuxpan, con 301.5 millones de pesos

Veracruz, con 213.8 millones de pesos

Cosoleacaque, con 99.7 millones de pesos.

En los dos últimos años la deuda de los municipios creció de 2,181.1 millones a 3,348.5 millones; esto es 1,166.5 millones de pesos.

Y en esto también tiene mucho de culpa la Legislatura del estado, la cual autoriza y permite que los ayuntamientos de Veracruz adquieran esa deuda.

Y precisamente Coatzacoalcos y Tuxpan son los gobiernos municipales que más compromisos financieros adquirieron en este lapso.

Coatzacoalcos aumentó su deuda en 277.8 millones de pesos, mientras que la de Tuxpan creció 170.1 millones.

¿Qué obra han hecho estos ayuntamientos con ese débito?

Quienes viven en esos municipios pueden constatar que nada, que las ciudades están peor hoy que hace dos años.

Con este panorama, los ex alcaldes Marcos Theurel y Alberto Silva, ¿en verdad creen que tendrán el apoyo de la población en caso de que sean postulados candidatos a la diputación federal?

De hecho Marcos Theurel, cuando era munícipe buscaba construir la candidatura para Karime Macías, la esposa de Javier Duarte, cuando parecía que ella podía ganar la elección.

En el caso de Tuxpan, la deuda creció más del doble de los 131.4 millones que tenía hace dos años, pues se incrementó 170.1 millones, mientras que en Coatzacoalcos casi se duplicó.

En Tuxpan la situación es tal que existe una fuerte deuda (fuera de los compromisos bancarios) con el IMSS, institución que incluso tuvo que amenazar con suspender el servicio en todos los términos a los trabajadores del ayuntamiento, por los más de 100 millones de pesos que aún no se le cubren, parte de los cuales se pagarán con un terreno, ante la insolvencia del ayuntamiento.

Si no se hicieron obras en Tuxpan y tampoco se cubrieron pasivos como estos, ni se le pagó a los proveedores, ¿en qué se gastó Alberto Silva el dinero de los préstamos?

Pero donde se dio el incremento más escandaloso fue en Cosoleacaque, donde era alcalde Cirilo Vázquez Parissi (que busca ser candidato a la diputación federal postulado por el PRI, por el distrito Minatitlán).

Ahí la deuda pasó de 32.8 millones a 99.7. ¡Creció tres veces en dos años!

Estos tres municipios, junto con Acayucan, son los que más empujaron el crecimiento de la deuda de los ayuntamientos en Veracruz.

En contraparte están los municipios que disminuyeron su deuda.

El ayuntamiento de Xalapa fue el único que explicó la forma en que logró el descenso.

Hace dos años, Xalapa tenía una deuda de 113 millones de pesos, la cual Américo Zúñiga rebajó en 19.3 millones de pesos. El primer rubro que se atendió fue un pasivo con la Banca Mifel, por 10 millones, aproximadamente, lo que le propició al ayuntamiento que su calificación crediticia se incrementase por parte de la calificadoras HR Ratings y Fitch Ratings, además de que reportaron un ahorro de 5 millones de pesos en el servicio de la deuda pública.

El pago, incluso, fue superior a las proyecciones elaboradas para 2014.

La intención, aparentemente, es limpiar la deuda del ayuntamiento de Xalapa hasta dejarla en una posición operativa y estable para el gobierno municipal.

En muchos estados se han realizado leyes de deuda pública para contener el endeudamiento de los gobiernos estatales, primero, y de los ayuntamientos, después.

Pero en Veracruz la deuda pública en lugar de controlarse la usan quienes quieren mantenerse en el poder para situaciones desconocidas, por que el capital llega, pero las obras y/o acciones, no existen.

 CANDIDATO HONRADO

Un ejercicio estadístico realizado por Comunicación Estratégica, arroja que los ciudadanos ya tienen definido qué tipo de candidato quieren para las próximas elecciones y para que sea el siguientes gobernador:

Una persona honrada, que cumpla sus promesas de campaña, que hable claro con la gente, que informe acerca de su trabajo, que sea profesionista, tenga experiencia en el servicio público y que provenga de una familia de prestigio.

¿Qué nombre le brincó que cumpla las expectativas?

 ¿UN TAXISTA NO CUENTA?

José Moisés Sánchez Cerezo sí llevaba una vida doble, tal vez hasta triple, antes de que fuera secuestrado por un grupo armado.

Editaba un pequeño periódico llamado La Unión, era un activista social en el municipio de Medellín y cierto es que manejaba un taxi (de algo tenía que vivir).

Javier Duarte, cuando le preguntaron sobre su desaparición, dijo que era taxista. Su respuesta sonó más a excusa, que a ganas de resolver el crimen.

Pero aún si fuera “nada más” un taxista ¿el delito sería menos grave?

Por lo pronto la CNDH ya le da asesoría y acompañamiento a los familiares de Moisés Sánchez, quien es el quinto periodista desaparecido en Veracruz, estado en donde son 15 los asesinados.

Moisés Sánchez tuvo el nada grato honor de poner otra vez el nombre de Veracruz en todo el mundo, por el grado de violencia e impunidad que existe en la entidad.

La violencia en Veracruz y la impunidad de los que la ejercen se refleja también en los hechos de sangre de los últimos días: Alberto Martínez Landa, asesinado a puñaladas en Xalapa; encuentran un hombre degollado en Las Choapas; aparecen personas asesinadas en Tepetlán y Tuxtilla; asesinan a pensionado e incendian su casa en Veracruz; el regidor de álamo, Rodolfo Domínguez tiene más de 20 días desaparecido; Marco Ambrosio González Martínez, distribuidor de Bimbo, es asesinado; asaltan a pagadores de corte de caña; robos de vehículos por todo el estado; asaltos a casa habitación; secuestros, desaparición de jóvenes.

Pero en Veracruz, no pasa nada.