0041-gobernador
Por Miguel Angel Cristiani G.
07 de enero de 2015
Ahora sí que ya no entendí cual era el mensaje que se quiso enviar al dar a conocer las renuncias de los secretarios de Protección Civil, Trabajo y Desarrollo Social, mediante un simple comunicado de prensa, de apenas tres párrafos, donde se notificó que el lunes por la noche el gobernador Javier Duarte de Ochoa recibió en su despacho las renuncias de los tres tristes secretarios.
No se entiende por qué si iban a renunciar, no fueron presentados junto con los otros titulares que se fueron.
Posiblemente para que no participaran en la ceremonia protocolaria efectuada unos minutos antes en el salón de Banderas de Palacio de Gobierno, donde sí estuvieron los titulares que se van –con la venia del señor– para registrarse como candidatos a una diputación federal, mientras que los últimos en renunciar se van por la libre, es decir que tendrán que buscar ser nominados en asamblea de delegados del PRI.
No creo que sea porque no fueron nombrados aún los funcionarios que habrán de tomar posesión del despacho luego de las renuncias de Noemí Guzmán Lagunes al cargo de secretaria de Protección Civil; Marco Antonio Aguilar Yunes a la Secretaría de Trabajo, Previsión Social y Productividad (STPSP), y Jorge Carvallo Delfín a la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol). Si lo que sobran son aspirantes a ocupar esos y otros cargos más que quedarán disponibles luego de los ajustes en el gabinete Duartista.
Tampoco creo que el motivo de no presentarlos dentro del paquete de renuncias, haya sido para que no se viera como un desmantelamiento del equipo de colaboradores, porque hasta ahora, sería siete de los integrantes del gabinete los que han renunciado.
Pero entonces, ¿por qué simplemente emitir un comunicado de prensa, dando a conocer las renuncias?, ¿por qué no participaron en la presentación oficial?, únicamente entraron por la puerta tracera de palacio –por la cochera– y por ahí mismo salieron, sin mayor protocolo.
De por sí, en todas las dependencias donde se han registrado los cambios, se ha dado una parálisis general, primero porque los que se fueron ya estaban más preocupados y ocupados en conseguir la nominación a la diputación, que por las responsabilidades que tenían encomendadas.
Eso es a nivel de las cabezas, pero también entre los funcionarios menores y empleados, su preocupación es tratar de adivinar quien llega y si no les afectará el cambio de titular.
Habrá que esperar, para ver si los secretarios de despacho que renunciaron logran en principio obtener la candidatura a la diputación federal por los distritos de Coatepec, Córdoba y San Andrés Tuxtla. porque hasta ahora, no encabezan las listas de preferencias electorales en esos distritos, por lo que si llegaran a ser nominados, todavía falta ver que pudieran ganar las elecciones.
Porque entonces, se quedaran como el perro de las dos tortas: sin secretaría y sin diputación federal.