El presidente municipal de Medellín expresa su preocupación por que en el caso del desaparecido Moisés Sánchez no haya otra línea de investigación, sólo las diferencias que sostuvieron él y Moisés. Tal parece, dice, que lo quieren tomar como un chivo expiatorio para resolver este caso en el que se declara inocente e insiste en que los policías arraigados fueron certificados por la Secretaría de Seguridad Pública.